My Big Fat Book of Lecciones de Bienes Raíces…

La Primera Lección Que Aprendí en Bienes Raices – Los Numeros

Cuando trabajas conmigo, tu visión se aclara al asociarnos para descubrir tus metas y nos dedicamos a alcanzarlas con enfoque láser. Utilizo mi pasión, conocimiento y experiencia para hacer un impacto positivo en tu vida. Nuestra relación es cálida, divertida, relajada, basada en lealtad y confianza y se sostiene mediante una conección a un nivel más profundo al descrubir que te apasiona y valoras en tu vida.

Mi Primera Lección: Los Números

Las primeras tres lecciones que aprendí relacionada a los Bienes Raíces las aprendí a los 17 años de edad, cuando compré mi primera casa. Sí lo sé. Se que a esa edad la mayoría de las niñas están jugando volleyball, planificando su Senior Prom y saliendo a bailar con amigas… Yo no.

A los 17 años aunque no sabía nada de nada, yo estaba casada, embarazada y comprando casa. Y aunque como mencioné no sabía nada de nada estaba segura de dos cosas: Sabía que no quería alquilar y hacer a alguien rico con el poco dinero que yo tan arduamente trabajaba para ganar. Pensaba que no era inteligente trabajar tan fuerte y no tener nada para mostrarlo. Y la segunda cosa de la que estaba segura era que quería mi propia casa. No quería vivir con familia por que para mí, ese dicho, el que se casa, casa quiere, era muy real.

Este artículo en mi blog habla de mi primera lección.

Lo que no sabía

Yo no tenía idea de la importancia de tener un agente de bienes raíces educado en el campo y con años de servicio representando mis intereses.

Si lo hubiese sabido hubiera llamado a la madrina de mi hijo que tenía su compañía de Bienes Raíces. Si lo hubiera sabido no hubiera manejado horas buscando una casa cuando ella hubiese podido apuntarme a dónde ir sin necesidad de yo perder mi tiempo y energía hacienda todo el trabajo.

Pero lamentablemente yo no lo sabía. Ahora miro hacia atrás y pienso que ese era el Universo conspirando para que yo aprendiera como se sentía comprar una casa sin ayuda y pasar por ese proceso en carne propia.

Porque todo lo que experimenté me ayudó a entender a aquellos que compran por primera vez y también a aquellos que desean construir su casa con una compañía y necesitan negociar los términos con el vendedor, sabiendo que lo que pasó conmigo no va a suceder con aquellos que trabajan conmigo. Aunque no sabia nada, estaba determinada a aprender lo mas posible en el proceso.

Viviendo El Proceso en Carne Propia

Fuimos a la oficina de ventas a hablar con la vendedora. Le hicimos varias preguntas pero realmente no nos explicaba mucho.

El precio que estaba anunciado en el tablero de entrada realmente no era el que ella nos dijo pero seguimos haciendo preguntas y nos explicó que ya esas casas no estaban disponibles y que las que estaban disponibles habían aumentado $5 mil dólares y Emilio y yo nos miramos en silencio, con mirada de venado que acaba de ver las luces de el auto que lo va a atropellar.

La vendedora, sin ceremonia alguna nos dio una forma para llenar con todos nuestros datos de trabajo y financieros y nos explicó que el financiamiento sería por el banco que ellos habían seleccionado y que necesitaríamos una cantidad de dinero para poner de pronto pago, que aquí en Texas se conoce como enganche.

Realmente no habían muchas alternativas, pero queríamos casa y luego de haber manejado por varias urbanizaciones esa era la mas apropiada para nuestra situación en aquel momento.

Queríamos estar cerca de nuestro trabajo. No pensamos en escuelas por que yo estaba embarazada de mi primera bebé.

¿Cual Casa Escoger?

La vendedora nos dijo que miráramos en una maqueta las casas que no tenían un puntito rojo que eran las que estaban disponibles aún… a mi me gustó donde estaba ubicada una que tenía un puntito amarillo pero me dijeron que esas estaban reservadas y tenía que enfocarme en las del puntito verde.

A mi todos los cuadritos con el puntito verde me parecían iguales pero al fin nos decidimos por una que nos pareció bien porque estaba a mitad de la calle.

Luego nos explicaron que teníamos que dar un depósito para reservarla. Entonces pasaríamos a tener un puntito verde en la casa que elegimos.

Después del Contrato

Realmente el proceso después de firmar el contrato consistió en proveer muchísima información y documentos relacionados a nuestras finanzas: y hablar de los numeros!

Nos pidieron talonarios de pago, estados de cuenta, W-2, copia de nuestra planilla de contribución sobre ingresos, copia de licencia, carta de verificación de renta e ingresos, en fin, cuando terminamos de presentar documentos nos preguntábamos como eramos tan afortunados que no nos pidieron nuestra talla de ropa interior.

Para Comprar Necesitas Pronto Pago

Sabíamos que no teníamos el pronto pago así que hicimos lo que los adolescentes hacen cuando necesitan dinero: Hablamos con mi mamá, quien tampoco tenía el dinero pero mi segundo papá estuvo de acuerdo en prestarnos el dinero. El hizo un préstamo personal del cual nosotros seríamos responsables y así obtuvimos el dinero para nuestro pronto pago.

En los números de hoy día lo típico es entre un 3.5% a un 5% de pronto pago, mas los costos de cierre que suman otro 3%. pero en préstamos de ITIN puede ser entre un 20% a un 30%. Hoy en día existen programas que ofrecen alternativas sin pronto pago. En mi transacción el pronto pago fue de un 3.5%.

Nosotros no teníamos muchos activos. Yo tenía una guaguita Honda Civic semi-automática color gris que me llevaba a todos lados y Emilio, tenía un Malibu blanco el cual recuerdo muy bien tenía interiores nuevos por que el siempre los andaba cuidando y hablando de sus interiores de $150. Además teníamos muchos sueños de un buen futuro y una bebé en camino.

La vendedora nos llamó unos cuantos días mas tarde de haber sometido todos los documentos que nos pidieron para decirnos que sí calificábamos para la casa y que pasáramos de inmediato por la oficina.

El Estimado de Buena Fe

Cuando fuimos a la oficina nos dio un documento con muchos números que se llamaba Estimado de Buena Fe, Good Faith Estimate en Inglés. Hoy en día ese documento se llama el Loan Estimate.

Ese documento desglosaba todos los números de la transacción: Nuestra tasa de interés, el APR, el pronto pago que íbamos a dar, los costos de cierre y nuestro pago mensual: $362.55. WOW!! $362.55 en 1984.  Eso era un pago bastante alto y nuestra renta eran $185 al mes por un lugar de dos recamaras!

Estábamos nerviosos pero decidimos que eso era lo que queríamos… realmente yo decidí que eso era lo que queríamos. No quería alquilar mas ni vivir con mis suegros que aunque eran súper chévere necesitaban su privacidad y nosotros la nuestra.

El Mejor Dia! Día del Cierre

Los detalles de lo que pasó entre el día que fuimos a la oficina de venta hasta el día de cierre, que es cuando firmamos los documentos y recibimos nuestra llave están un poco borrosos pero lo que nunca voy a olvidar es lo que nos sucedió en el cierre: una de las tres primeras lecciones que aprendí en lo que eventualmente vino a ser mi carrera.

Mientras esperábamos, habían varias familias haciendo su cierre y de pronto llegaron varias personas llamando familias, como si estuviéramos en una oficina médica. Cuando llamaron nuestros nombres nos entregaron una carpeta que tenía cientos de papeles para firmar y nuestro primer borrador del HUD 1 o Settlement Statement en Inglés. El Settlement Statement hoy día se conoce como Closing Disclosure o CD

settlement statement¿Qué es el El HUD 1?

El HUD 1 es el documento oficial que muestra los números finales y es bien similar a el Estimado de Buena Fe, la forma que habíamos recibido al comenzar el proceso con un estimado de gastos y desglose de cuanto sería el pago aproximado al comienzo del proceso. Hoy día ese documento se conoce como Closing Disclosure o CD

Yo había traído al cierre el Estimado de Buena Fe que me habían dado al comenzar el proceso para comparar que todos los números fueran exactos. Debido a que hice esto, en el cierre aprendí mi primera lección de Bienes Raíces:

Los Números CAMBIAN!!

Siiii!!! Los números no eran exactamente lo que me habían dicho. No variaban muchísimo pero el problema es que lo revisaron varias veces y cada vez que nos daban un HUD 1 nuevo para revisar los números eran diferentes!

Y trajeron como 5 de esas formas para estudiarlas!! Que frustración!!! Que si la tarifa no estaba correcta, este costo es más, este otro es menos, no calcularon bien los prorrateos, en fin, cambio tras cambio tras cambio.

Y yo, una chiquilla que se supone que estuviera jugando volleyball o jugando con mis amistades por ahí estaba ahí estresada esperando, preocupadísima y preguntándome si ellos sabían lo que hacían y si todos esos numerosos cambios iban a hacer que nuestro pago subiera a $652.35 en vez de $362.55.

Hasta pensé en olvidarme de todo y seguir alquilando o volver a casa de mis suegros. ¿Te imabinas? En fin, tratando de hacer sentido del desmadre de todos esos números, las personas corriendo a mi alrededor, gente hablando por teléfono, cambiando todo, dándonos otra forma para revisar: puedes visualizarlo, verdad?

¿Que mas entendí?

Al final, aunque los números cambiaron en varias ocasiones descubrí que el banco no estaba robándome y al final el pago no iba a cambiar tanto – Cuando nos dieron el ultimo papel la cantidad que teníamos que traer había variado por $80 dólares.

Pero estaba a punto de obtener mi sueño! El banco estaba prestándome una cantidad muy alta, a mi, con tan sólo 17 años de edad, tomando un riesgo muy alto de que si no pagaba por un motivo u otro iban a tener que tomar la casa de vuelta.

Ellos no querían la casa, ellos simplemente querían que yo les pagara y tener sus números exactos en el HUD 1 por que ellos están regulados por el Departamento de Vivienda y todo tiene que estar reflejado de una manera específica, por lo cual cambios pequeños son de esperarse.

¡Mucho Ojo!

Si los cambios son de cientos ó miles de dólares o un cambio en el tipo de tarifa ofrecida o el tiempo a pagar entonces hay que preocuparse y detener el proceso pero un cambio pequeño es totalmente normal.

Me Enamoré

Yo creo que mi amor eterno por los números comenzó allí en aquella sala de cierre, y honestamente siguen siendo mi fascinación.

Soy sumamente analítica y entiendo como pueden beneficiarse o no mis clientes si aceptan ciertos terminus en su préstamo.

Cuando hablo con agentes de préstamos usualmente se sorprenden de que no tan solo puedo explicar términos y comunicar ideas de lo que se relaciona a financiar una vivienda pero también entiendo las consecuencias de mover los números y como puede beneficiar o tener un efecto negativo para a mis clientes.

Eso me ayuda a explicarles bien como puede afectarles el tomar ciertas decisiones.

En fin, esa fue una de las tres lecciones que aprendí a una muy corta edad sobre los números finales en una transacción de Bienes Raíces. Los números siempre cambian. Típicamente hasta el último momento, el momento del cierre

¿Te gustaría saber cual fue la segunda lección que aprendí en Bienes Raíces?

En mi próximo artículo cuento la segunda lección que aprendí el que cerré en la compra de mi primera casa y lo que sucedió en la mesa de cierre en el momento que estábamos preparándonos para firmar. Algo detuvo el proceso, y por poco pierdo ese sueño de tener nuestra casa y no alquilar mas.

Algunas personas me preguntan si de esta situación no aprendí que debí haber usado un Agente de Bienes Raíces para representarme pero en realidad eso no lo aprendí en ese momento.

Pero esa es otra historia que contaré en otro artículo luego de que cuente cuáles fueron mis tres primeras lecciones. Si te quieres enterar de cuál fue La Segunda Leccion que Aprendi en Bienes Raices sigue el enlace. ¡La historia está para pelos!


 

 

 

 

 

 

Lillianne "Lilly" Garcia

http://www.itsyourpad.com

Hola! Soy Lilly, Corredora de Bienes Raíces en Texas desde el 2003. Compré mi primera propiedad a los 17 años y he participado en muchas mas transacciones personales ya que compro propiedades en mal estado para volver a hacerlas brillar. Me apasiona ayudar familias a alcanzar su meta de adquirir o vender su propiedad y realizar ese sueño de lograr un ambiente estable, alegre y exitoso en la casa de sus sueños. Ya sea para comprar o vender, estoy disponible para guiarte en tu jornada a alcanzar tu meta. También ofrezco mentoría a agentes que desean establecer su propia práctica de bienes raíces exitosa.

View more posts from this author
2 thoughts on “La Primera Lección Que Aprendí en Bienes Raices – Los Numeros
  1. Nyria

    ¡Gracias por compartir Lillianne! Me pude visualizar en tu experiencia y agradezco que nos ayudes a tomar decisiones más sabias.

     
    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On LinkedinCheck Our Feed