Mis Experiencias Mudándome a Texas

Tengo tantas personas pidiéndome que comparta algunas de mis experiencias mudándome a Texas en Abril del 2000 que ya me animé. Gracias por la sugerencia!

Estos son mis chicos. Aquí disfrutando un fin de semana vacacionando en familia en el verano de 2013.

No hemos estado todos juntos otra vez desde esa fecha.  Eso es parte de lo que pasa cuando una familia toma una decisión tan seria comp la de relocalizarse.

mis-chicos

Cuando tomé la decisión de mudarme a Texas tenía en mente darles a mis hijos una mejor calidad vida. Pero no sabía exactamente como se vería eso para mi. Lo que deseaba era lo mejor para ellos.

La idea de compartir las experiencias que viví mudándome a Texas con quienes también han decidido dar ese gran paso me encanta porque mi familia también representa un pedacito de ese gran número de personas que han decidido dar ese paso tan valiente de dejar nuestra hermosa isla o el lugar que llamaban casa en busca de un mejor porvenir.

Debido a que hoy día me dedico a ayudar familias a relocalizarse a Texas. he tenido el placer de conocer muchísimas personas que han planificado muy bien su mudanza. Muchas han llegado con trabajo y de inmediato se han hecho de su casa y carro. Otras no planifican absolutamente nada y se tiran a lo loco, a veces hasta con niños y mascotas sin pensar en los peligros y daño emocional que la inestabilidad de una mudanza de esta magnitud puede crear en el ambiente familiar.

Muchas personas me dicen que pensaban que mi mudanza a Texas había sido super sencilla y realmente no fue así.  Aunque llegué con trabajo lo demás tuve que lucharlo como buena hija de vecino.

Aunque llegué a Texas llena de esperanza también llegué repleta de incertidumbres y en muchas ocasiones me pregunté si había sido la mejor decision. No tenia familia, amistades, transportación, apoyo… Gracias a Dios tenía un cuarto de hotel para vivir en lo que intentaba figurar como iba a reinventar mi vida.

Mi mudanza tardó como cinco meses en llegar a Texas, tres de los cuales los pasé viviendo en un hotel cinco estrellas , el mismo hotel donde vine a trabajar. En este blog cuento mi historia y también hablo de asuntos sobre la adquisición o venta de bienes raíces, lo cual llevo haciendo desde el 2003 y es mi pasión.

“Ay chus!” me decían. Mis nuevos compañeros de trabajo pensaban que era una alta ejecutiva del hotel y me miraban como toda una celebridad. Ellos lo único que veían era una muchacha llena de vida y una sonrisa siempre en su rostro. No sabían que esa muchacha quería cambiar su vida y la de sus hijos y estaba dispuesta a sacrificarse para hacerlo, dejando atrás todo lo que amaba.

Veían a una muchacha que con solo bajar el elevador y tomar otro llegaba a trabajar y que no tenía nada por lo cual preocuparse. Pero no sabían que esa muchacha llegaba a su cuarto y no podía ni dormir pensando; sola y dolida por haber dejado a sus niños en la isla en lo que ponía todo en orden para recibirlos y echarlos pa’lante.

Una muchacha que leía los clasificados de rabo a cabo todos los días tratando de encontrar un vehículo, y así fue como lo encontró. Una muchacha que cuando iba a ver apartamentos en lo que se fijaba era en el ambiente mas que el precio. buscando un lugar “que no fuera malo” para que sus hijos pudieran caminar de la escuela a la casa sin peligros o temores por que ella iba a estar trabajando y no había quien los velara.

Sonará loco pero esos tres meses en un hotel cinco estrellas no fueron nada glamorosos.  Un fin de semana el hotel estaba lleno a capacidad y me transfirieron a otro hotel cercano, para volver el Lunes – Con todas mis maletas! Cuando las miré todas me puse a llorar y cuando me vió el muchacho del Bell Stand me dijo que me podían guardar las maletas ellos allí el fin de semana – que no me preocupara. Siempre aparecían angelitos de donde ni sabía.

Después del tercer día encerrada ya tenía cabin fever. Las únicas persona que veía fuera de mis compañeros de trabajo era la Directora de Recursos Humanos del Hotel y el Nuevo Director de Comida y Bebida cuando íbamos a cenar a uno de los restaurantes del hotel en las noches.

El proceso de buscar dónde vivir fue difícil por que los apartamentos que estaban disponibles cuando llamaba por teléfono mágicamente se habían alquilado cuando llegaba a la oficina de ventas. Alguien me dijo que eso pasaba por que era Hispana. NO lo podía creer pero la gerente de Recursos Humanos ere de color y le hicieron lo mismo. Llamó y le dijeron que había y nos fuimos las dos y cuando llegamos nos dijeron que se había alquilado. Eso me dejó en shock.

Dejándome guiar por lo que me habían dicho sobre el Distrito Escolar de Dallas quería estar lo mas lejos posible del distrito, lo cual significaba que iba a tener un commute diario de al menos media hora sin tapón o hasta hora y media si encontré un accidente en el camino. Años mas tarde me enteré que el Dallas ISD conociendo su mala fama ya había tomado pasos para mejorar su situación pero sabes lo que pasa cuando se crea mala fama…

Después de esos tres meses que viví en el hotel encontré un apartamento. Recuerdo que dormía en un mattress de aire que se desinflaba a media noche y no tuve nada de muebles por al menos otro mes.  Luego llegó el momento tan esperado… el momento de buscar a mis chicos. Cuando llegué a buscarlos yo no los había preparado. Ellos pensaban que íbamos de vacaciones y regresaríamos a Puerto Rico. Nada mas lejos de la verdad.

En mi artículo Ayuda a Tus Niños a Entender La Mudanza hablo un poco sobre la importancia de hacer lo que yo no hice: preparar a mis hijos. Ellos sufrieron muchísimo con la separación de su abuelita y aun hoy día que están ya adultos recuerdan ese momento con tristeza en su corazón.

Mi recomendación como mamá, como profesional y como alguien que quiere compartir sus experiencias mudándome a Texas con la idea de poder ayudar a otros es que te prepares bien antes de tomar este paso y lo des cuando creas que estás listo. Ya verás que si es el momento se te van a abrir las puertas.

Me encantaría poder ayudar! Saludos y MUCHO ÉXITO!!

Lillianne

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

5 × 3 =